Esta semana comienza con una nueva carta de Marcela, ha vuelto a los olivos, con el gato Marramiau porque dice que allí está descubriendo un montón de cosas sobre la zona.  Cuando llegamos a nuestra esquina de referencia, nos encontramos con una familia cuidando uno de los olivos, Maite, Paco y una pequeña amiga nos invitan muy generosamente a su casa para enseñarnos una foto de cuando ella era niña con el mismo olivo, bueno, esa y muchas otras de como era la vida en el barrio no hace muchos años.

El patio al aire libre está lleno de plantas, y Paco nos dice que por la noche cuando riega, salen lagartijas de detrás de las macetas. “¿Habrá venido Marcela aquí?”  Nos cuenta también porqué se llama el barrio de La Aguja y como sus abuelas les sacaban a la calle a coser sobre un bastidor.  Antes, había animales en todas las casa, los despertaba el gallo para los que tenían que ir a la huerta “¿Dónde está el huerto?¿podemos verlo?” “yo en casa tengo toda la terraza llena de tierra..con todos los tipos de comida” “los tomates son una fruta”

Maite nos advierte que ahora solo hay coches y charcos.

“un día pasamos por ahí”no necesitamos más pistas para saber que ese lugar ya lo conocemos. 

Descubrimos los restos del trenet y de los pilones que servían para cruzar la calle sin mojarte cuando llovía. También repasamos las diferentes especies de pájaros, al recordar que la antigua alquería podría ser una casa para palomas. Esto sí que es un trabajo de campo, completo y sobre el terreno, para investigadores intrépides.  ¡Gracias familia, nos vemos en las fiestas del barrio!

El subidón de energía nos revuelve en nuestro caminar, inquietes buscamos nuevos retos, los números pares e impares, si las vacunas se hacen en los hospitales etc. Algunes comienzan a representar el recorrido hasta sus casas, estamos en territorio conocido y se pone de manifiesto cuando aparece una de las guaridas de un compañero.

Pasamos por el futuro polideportivo de Nou Moles, un lugar que ahora les parece poco accesible y ajeno, pero que seguramente disfruten en un futuro cercano. Una lucha conseguida gracias a la labor de nuestro próximo destino. 

Por fin llegamos a la Asociación de vecinos de Nou Moles, donde Casilda y sus compañeres nos esperan para contarnos las luchas que persiguen en el barrio para mejorar la convivencia y el entorno. También descubrimos otras alquerías, el recorrido que siguen las acequias bajo nuestros pies y como era el molino que da nombre al barrio. ¡Por fin lo encontramos!

Nos despedimos deseando poder reencontrarnos en la fiesta de las Semana Cultural de la asociación en cuanto sea posible. ¡Qué marcha tiene este barrio!

Todo esto del archivo, la historia de los lugares, las pistas de marcela, y nuestras vivencias, nos hacen pensar como pueden ver en el futuro, nuestra vida de hoy. No solo nos interesa el pasado, sino también el futuro; es por eso que decidimos hacer un nuevo archivo, esta vez en forma de cápsula del tiempo donde recoger todo aquello que consideramos importante en el presente. Una información tal vez valiosa para quien la encuentre, como lo es para nosotres todo aquello que vamos descubriendo.

ARCHIVO 1. Conjunto ordenado de documentos que una persona, una sociedad, una institución, etc., producen en el ejercicio de sus funciones o actividades. 2. Lugar donde se custodian uno o varios archivos de forma ordenada y clasificada. 3. Mueble o caja que sirve para guardar documentos o fichas de manera ordenada.

Hacemos nuestro característico despliegue para poder trabajar en todo aquello que nos gustaría incluir en la cápsula. Juegos y juguetes como una estella ninja de papiroflexia, representaciones de lugares como las hojas o los elementos recogidos en ellos, restos de la exploración llevada a cabo hasta el momento, cartas para contarles nuestras aventuras, información detallada sobre el presente, dibujos, notas breves, nuestra huella en diferentes formatos como un rotulador de color azul o incluso ¡un mechón de nuestro pelo!

La dejamos abierta por unos días, por si en casa encontramos alguna otra materia que queramos mandar al futuro. Invitamos también a las familias a contribuir e incluso, a fabricar sus propias cápsulas del tiempo en casa. Seguro será divertido redescubrirse en el futuro.

Pronto decidiremos donde y cuando será enterrarla. ¡Os mantendremos informades!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.