Entre el campo y la ciudad y entre esta y el museo existen ciertas distancias físicas y mentales y también contradicciones. En la ciudad nos asfixiamos porque el hormigón ha consumido la huerta y en el campo nos podemos llegar a sofocar con la falta de recursos urbanos (infraestructuras de todo tipo, ofertas culturales, etc). Sin embargo en la ciudad y específicamente en su corazón podríamos decir que estas tensiones son más visibles y consecuentemente más fáciles de identificar. Así que esta semana decidimos ir a hallar estos contrastes en lugares de resistencia.

La primera sesión la dedicamos para visitar l´hort de la botja, uno de los pocos sitios que se sitúan en el centro de la ciudad y nos pueden conectar otra vez con el pasado de este territorio. La huerta que estaba rodeando desde hace siglos la ciudad de valencia poco a poco se iba retirando y desapareciendo hacia las afueras. A causa de este conflicto entre el urbanismo canibal y la tradición agrícola, en los últimos años han surgido varios espacios de resistencia, uno de ellos justo en el centro más gris. En l´hort de la botja, el único huerto urbano de Ciutat Vella, conocimos a Mercé. Allí niñxs y adultxs nos vinculamos con los sentidos que menos utilizamos en nuestra cotidianidad. Los olores hacían de hilo conductor, de una planta a la siguiente y los conocimientos de Mercé nos llenaban de estímulos. Mentas, lavandas, tomillos, romeroa y todo tipo de plantas aromáticas o no, nos enseñaron sus olores y sabores. Dada la manera en que nuestrxs participantes se contactaron con la huerta, no hay duda de la necesidad de estos espacios.

Para la segunda sesión decidimos irnos a un lugar que recoge y divulga todas las contradicciones mencionadas anteriormente. La exposición permanente de L’ETNO (Museu Valencià d’Etnologia). En esta muestra junto con Amparo Pons y  Marri Llanos Iborra Candela reflexionamos a cerca de la vida urbana y la vida del campo. ¿La etnografía puede ser local y global al mismo tiempo? ¿Tenemos las mismas prácticas que las que teníamos en el pasado? ¿Lo que vivimos en nuestro día a día forma parte de nuestras culturas? Porque para entender la situación actual tenemos que comprender muy bien las propias contradicciones de la vida urbana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.