Una vez expuestas sus necesidades e inquietudes y recogidas nos ponemos manos a la obra a montar la exposición. Creamos un cartel que pone: “Benvinguts/des a la nostra exposició.” Por otro lado, comenzamos a construir la estructura con techo para poner en su interior los lugares y personas conocidas en el barrio. Pensamos cómo ensamblar todas las partes, qué y cómo colocar los elementos a exponer, y cómo fijar la estructura en el conjunto de la exposición.

¡Ha llegado el día de la muestra!

El grupo viene una hora antes de la celebración de la muestra y de la llegada de las familias, nos vemos para ultimar los retoques finales. En un momento terminamos de mapear nuestras casas, con los lugares de referencia descubiertos a lo largo de estos meses, allí dentro, bajo el techo construido, resaltamos con leds cada una de nuestras viviendas, ahora se ve todo en conjunto como un espacio común. Por otro lado, creamos juegos participativos entre les niñes para las familias: un juego con los ojos cerrados en el que la persona es guiada hasta llegar al destino que le ha tocado en un papelito (lugares del barrio en cartón situados en el mapa de suelo), otro juego en el que te toca una pista y tienes que adivinar de qué fotografía se trata, otro juego en el que hay que encontrar una llave para salvar a Pepita atrapada en un recipiente, y un último juego consistente en adivinar, también con los ojos cerrados, el color de unos coches de juguete por el tacto.

La exposición ya está montada, la merienda está preparada y las familias tienen muchas ganas de entrar, así que vamos invitándoles a entrar y escalonadamente lo hacen, ¡ha venido mucha gente a vernos! Todes estamos muy emocionades.

Entran por familias y animamos a les niñes a explicar cada apartado de la exposición, a que narren sus experiencias, lo vivido y aprendido durante todo el proceso del proyecto. 

En la exposición podemos encontrar al entrar un cartel de bienvenida escrito por elles, un apartado de banderas de Ruzafa, las paredes que se encuentran nada más entrar están decoradas con banderitas triangulares de colores y las paredes están repletas de fotografías de todas las acciones que hemos desarrollado. En un mueble encontramos las cámaras de cartón que hicimos y junto a ellas las fotografías instantáneas de los sitios que eligieron retratar (la iglesia, una imagen de esta iglesia y un edificio), también encontramos tarjetas de visita de los comercios, asociaciones y entidades visitadas, además podemos ver un safari de animales mágicos del barrio hechos con plastilina multicolor, también podemos ver el cuento y el juego que se nos ofreció en la Unión de Consumidores/as. En medio de la exposición podemos encontrar una ruta por el barrio de Ruzafa con lugares y edificios emblemáticos para el grupo: la lavandería, el parque, el mercado, la librería, etcétera, y en el suelo vemos distintos recorridos entre los sitios. En la parte izquierda entrando por la calle encontramos un apartado dedicado a la teatralización de les personajes del barrio, hay 2 sillas que nos recuerdan a lo que hicimos, los pañuelos están como esperándonos para seguir interpretando, y sobre la pared se proyecta una película recopilatoria y hecha relato de lo que vivimos e intepretamos, se nos invita a sentarnos y verlo con unos cojines y unas sillas. Por otro lado, y de manera central encontramos el cobertizo en el que podemos ver las postales, les personajes del barrio y los recorridos hechos con nuestras viviendas resaltadas, como hemos dicho anteriormente.

Al final de la exposición podemos encontrar el refugio para jugar, que hasta el último momento tiene interacción por les niñes.

Enseñamos la cuña de radio, contamos anécdotas, explicamos los dibujos, los lugares o contamos quién es quién en cada imagen, y poco a poco la jornada va pasando y llega el momento de despedirnos. Con mucho entusiasmo, las familias, van entrando por los diferentes espacios y descubriendo a cada paso el misterio de cada rincón. Un familiar se reconoce en la representación de personas del barrio, dentro del cobertizo. Les niñes están fascinadas de verse y ser vistas tanto en las fotografías, como en el vídeo en el que permanecen, a pesar de la verguenza y se sienten reconocides.

Les damos unos regalitos de parte del Ayuntamiento y nuestra y cerramos esta etapa.

Las familias quedan muy agradecidas y les niñes también, piden poder seguir en el proyecto el año que viene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.