¡La muestra de Ciutat Vella fue todo un éxito! Después de planear la exposición durante varios días, hacer entradas inéditas y diseñar los carteles; el mesón se lleno de vida el día de la muestra. Dado que las reivindicaciones del grupo se centraban, sobre todo, en la voluntad de naturalizar el espacio urbano, decidimos colocar una estructura a modo de “photocall” en el centro del espacio, recordando la sesión en la que nos camuflamos como plantas y salimos a los lugares más áridos y desprovistos de vegetación de Ciutat Vella. 

La organización de la muestra se basó en dos procesos: difusión de la muestra y diseño del espacio expositivo. Para lo primero, diseñamos carteles y entradas; los primeros los pegamos por el barrio mientras que las entradas fueron un detalle exclusivo para las personas que viniesen a la muestra.

Realizamos la muestra en el Mesón de Morella (lugar en el que empezábamos todas las sesiones y lugar predilecto para la reflexión antes y después de las diferentes acciones) por lo que se podría decir que es un espacio que habíamos hecho nuestro. Fue interesante como, nada más ver las cuerdas que íbamos a utilizar para sostener la estructura de las plantas, unos cuatro participantes se pusieron a saltar a la comba utilizando el mesón como espacio de juego, síntoma de que cada vez se sentían más cómodos en el espacio.  

Nos repartimos los roles necesarios (aunque fluctuantes) para llevar a cabo la exposición. Fue curioso que, la gran mayoría del grupo, quiso desempeñar labores relacionadas con la seguridad y el control covid, mientras que los roles relacionados con la mediación y comunicación quedaron marginados. Por ejemplo, en un primer momento, Killari, fue la única participante que quiso desempeñar un rol relacionado con la mediación y, escasos minutos antes de la muestra, se echó para atrás. Finalmente, una vez vencida la vergüenza, todo el mundo hizo un poco de todo, ya que casi todas las personas participantes explicaron a sus familiares lo que habían hecho durante el proyecto sirviéndose de los objetos expuestos en la muestra.

En definitiva, el público acogió muy bien la muestra y el espacio no sólo se llenó con las familias de las participantes, sino también de viandantes y vecinas que pasaban por el mesón. Sorprendidas de que hubiese tanta actividad en el Centro Municipal de Servicios Sociales. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.