Esto va llegando a su fin y queremos invitar al barrio a nuestra exposición. 

¿Qué mejor manera de hacerlo que yendo a la radio local?

En la sesión anterior ya habíamos preparado nuestra cuña particular para llamar al vecindario de Ruzafa a participar en nuestra exposición:

“Ei! Ei! Vine a l’exposició! La teua vergonya has de deixar si els concursos vols guanyar! Rutes recorregudes, fotografies, animals màgics i molt més! Això va de diversió perquè la nostra exposició, mola mogolló! Biblioteca Nova Al-Russafí! 16 de juny a les cinc i mitja de la vesprada! Ei vine a celebrar que ho hem aconseguit l’exposició de rusafilles!”

Llegamos a la emisora de Russafa Radio, allí nos esperaba Josep y Robi quienes muy amablemente nos explicaron el funcionamiento de todo, tuvimos que turnarnos los cascos y los micrófonos, ¡pero entramos en directo! ¡Fue una pasada!

A pesar de que algunes nos imaginábamos que sería una radio “más sofisticada” lo mejor fue encontrar una radio a pie de calle, cercana, con un trato humano excelente y ver que la cercanía que habíamos estado trabajando a lo largo de esto meses se hacía realidad, pues la lección fue que: ¡todas podemos hacer radio!

Lo mejor fue descubrir que al otro lado de las ondas estaban las orejas de las familias riendo y disfrutando con nosotres, al llegar a la Biblioteca nos estaban esperando, y la euforia de todes no podría ser mayor. ¡Nos felicitaron un montón!

Este tipo de experiencias marcan a adultes y niñes, debemos seguir creando y dando espacios a la infancia para impulsar, visibilizar y transmitir sus voces.

M. se animó y dijo que de mayor quería hacer radio, pues la verdad es que tiene un don de palabra espectacular.

Una de las cosas más bonitas de este proyecto ha sido verles crecer y crecer juntes, con elles, haber posibilitado un espacio para expresarse y que les más timides fueran capaces de explicar su proyecto en este medio con total confianza, hacerlo suyo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.