Grupo de 12 a 18 años. La Torre.

Hoy dividimos la sesión en dos partes. Primero, volvemos a la representación cartográfica del barrio que iniciamos la semana pasada. Pensamos que un territorio incluye tanto espacios físicos como personas que los habitan, así que cada persona del grupo se añade al mapa o bien localizando su casa o añadiendo algún otro espacio que le guste y que todavía no esté incluido. Aparecen nuevos espacios como: El parque de la Media-luna, Las palmeras y el caminito de detrás “donde solemos ir a bailar”, los huertos urbanos o el colegio nuevo del que nos dicen:  “me gusta menos que el viejo, pero tiene aire acondicionado (..) y, allí està una profe que me ayudó mucho”, lo que nos reafirma la necesidad de que incluir a las personas en nuestro mapa. 

Así, además de ellos mismos, incluímos también a otras personas que conocen: familiares, amigos, algún conocido que vive o ha vivido en el barrio o que trabaja en él, que podría contarnos alguna cosa interesante sobre La Torre o enseñarnos alguna cosa: 

-Mi padre tiene un bar, allí suele ir Carmen, la profe de literatura que sabe muchas cosas.

-Mi amiga Sandra vivía en el barrio… y baila danza contemporánea

-Mi amigo Gerado trabaja en una empresa de limpieza aquí y su lugar favorito es un bar de la calle Álvarez de Sotomayor.

Les animamos a invitarlos a venir al próximo día y compartir con nosotros sus historias.

Para la segunda parte, tenemos una sorpresa que nos ilusiona. Iniciamos la fase de Vinculación conociendo a Sedajazz, colectivo de músicos de jazz cuya sede es en un conjunto de antiguas alquerías, bastión de resistencia  urbanística, en La torre. En esta fase, pretendemos reflexionar sobre los espacios de la ciudad y su relación con las personas ampliando la cartografía basada en las vivencias y recorridos del grupo con otras perspectivas de personas vecinas y agentes culturales del barrio. No se nos ocurre mejor inicio. 

No solo pudimos conocer sus instalaciones sino que asistimos a un ensayo al aire libre de la “Teen jazz ensemble”. Fue muy interesante que el grupo descubriera a otros adolescentes, de la misma edad, con inquietudes y forma de vida más o menos diferentes. La atención que pusieron al escucharles fue emocionante. Descubrimos que el jazz venía de África y participamos componiendo entre todas una Work Song, antecesora del jazz, una improvisación que permitía a los trabajadores hablar de ciertos temas como el escapar de la esclavitud.

Acabamos la sesión con la sensación que un lugar desconocido la semana pasada, esta puede convertirse en propio. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.