Habitando el barrio y siguiendo con les personajes del barrio, nos mimetizamos con elles y comenzamos a hacer juegos de rol, representando personajes del barrio para visibilizar las diferentes formas de vivirlo. Usamos un retroproyector con acetatos y creamos distintos paisajes a partir de los sitios visitados en nuestras rutas, además usamos telas a modo de disfraz y distintos accesorios. Esta actividad les encanta y les ayuda a revisar aquello visto y pensar desde otro lugar el Ruzafa.

Al día siguiente les niñes llegan a la sala y la encuentran a oscuras, esto crea mucha expectación, por lo que quieren saber qué ocurre. Se les presentan los vídeos de las sesiones anteriores y les hace mucha gracia. 

Paralelamente tratamos de recoger los elementos, esoacios, personas, situaciones y estructuras del barrio pero no tienen interés.

Les mostramos ejemplos de formatos expositivos y les atrae, no obstante, tienen tantos estímulos y les parece algo tan abstracto que no terminan de proponer algo específico.

Decidimos seguir jugando a los espacios y les personajes del barrio, y entendemos las explicaciones hechas como una aproximación a la muestra, pues su interés está en lo práctico, en el hacer y en la experimentación, en vivir les personajes.

El juego es su prioridad, y hacer contra planificar un necesidad adulta poco apreciada por elles, aprendemos haciendo, lo vamos aprendiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.