En las sesiones anteriores hablábamos de la imagen y el recuerdo, de cómo los lugares se construyen a partir de los vínculos y de lo que mi memoria retiene de esos sitios, a partir de mis experiencias. Pues bien, algo muy primitivo, y reptiliano como el lagarto que andamos buscando es el olfato, y lo encontramos en nuestras derivas, y es que cuando hemos iniciado los caminos en esta ocasión han surgido múltiples olores que forman parte de nuestra experiencia sensible con el entorno. Que si olor a tostado, cerca del Garnier (panadería) que si perfumes, pero de pronto de lo más sensorial aparecen preguntas y afirmaciones sobre el sentido de este rastro olfativo, sobre el llevar o no colonia, y M. dice: “la colonia es solo para oler bien, si somos personas debemos oler a personas”, y ahora nos preguntamos: ¿cuál es el olor de las personas?, ¿cómo influye a nuestra relación humana en el barrio el olor?.

Dentro de la exploración de búsqueda de Pepita y del propio barrio de Ruzafa, tratamos de registrar aquello que vemos y lo hacemos a través de libretas, de fotografías o de objetos que vamos recogiendo (hojas, palos, o restos de objetos encontrados). ¿Se puede capturar todo? ¿Qué es lo que permanece desde la visión de las infancias?

A partir del mapeo hecho sobre el suelo de la Biblioteca Nova Al-Russafí en la que nos encontramos desarrollando nuestra actividad, comenzamos a situar los lugares a partir de las calles que conocemos, que son referencia, como las grandes avenidas o los sitios significativos: casa, parques, parada del autobús, academia de baile, guardería dónde iba de pequeño, etcétera. En un rato la espalda se convierte en otro mapa sobre el que escribir y adivinar los nombres de los sitios marcados en el anterior plano. Nuestras referencias, nuestros recuerdos, la información del móvil, el google maps, y las postales con personajes del barrio nos sitúan.

En el grupo se despierta un gran interés por entrar a los sitios a preguntar, aunque sorprendentemente cuesta escuchar, mantener la atención y seguir lo que les adultes de cada comercio nos dicen.

Pina nos atiende en la Floristeria FLOWER PINA DEFFENU, quien sigue el juego de Pepita y nos presenta a sus plantas, la siguiente parada es PATUFET la escuelita infantil del barrio a la que algunes ya habían ido de peques o de más mayores a hacer música, en esta no nos dejan rebasar la puerta, pero les mismes niñes nos cuentan con emoción que hay una mascota en el interior, seguimos con el quiosco, la tienda de motos vespa (Motos Sánchez), el estanco, y la libreria Miranfú, entrar a un sitio nuevo es emocionante, lo complicado es gestionar el trato, para elles. ¿Tendrá que ver este modo de entrar a los sitios con el efecto multiplantalla?

Esta ruta termina en el nombradísimo Parque de Blancanieves, en el que nos esperaban las familias. Les adultes a la vuelta rastreamos por la otra cera, los lugares que habían sido nombrados pero no visitados, y que ya teníamos registrados en el mapa vivo de Ruzafa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.